Ultrasonido hepático
Ultrasonido de hígado

Iniciar

El ultrasonido hepático es el método diagnóstico más económico y accesible, para evaluar el hígado y las estructuras de la vía biliar conformadas por la vesícula biliar, los conductos biliares intra y extrahepáticos así como la vía biliar intrapancreática. El estudio también abarca la evaluación del páncreas y del bazo en la mayoría de los casos.


A través de este tipo de ultrasonido podemos detectar tumores benignos y malignos que afectan al hígado y al resto de las estructuras, como los hemangiomas hepáticos, el carcinoma hepatocelular o cáncer de hígado y la enfermedad metastásica cuando existe un cáncer en otra parte del cuerpo.


Es un método de apoyo al diagnóstico en los pacientes con hepatitis viral tipo A, B y C, así también es adecuado para el seguimiento y diagnóstico de sus complicaciones como la cirrosis. Mediante la modalidad doppler color y el análisis espectral es posible valorar la hipertensión portal en este grupo de pacientes.


Ultrasonido hepático
  • Cuando existen problemas como el síndrome metabólico, diabetes mellitus, hipercolesterolemia o hipertrigleridemia, permite el diagnóstico y estimación de la severidad de un hígado graso, enfermedad muy frecuente y que puede llevar a la cirrosis o cáncer de hígado si no se detecta a tiempo.
  • Si existe sospecha de un absceso en el hígado, el ultrasonido permitirá su diagnóstico y podrá servir para guiar su drenaje con gran precisión.
  • En el caso de las vías biliares, permite detectar con gran precisión cuando existen cálculos en el interior de la vesícula. Puede definir si existe dilatación de las vías biliares cuando hay un problema obstructivo e ictericia o elevación de los niveles de bilirrubinas. En un buen porcentaje de casos permite definir la causa de la obstrucción, sea un lito o un tumor.
  • En pacientes con problemas inmunológicos, infecciosos o hematológicos, permite medir el bazo cuando se sospecha que este ha crecido (esplenomegalia).
  • En el área de la intervención, existen procedimientos mínimamente invasivos que se logran con éxito y disminución del riesgo gracias a la precisión que el ultrasonido brinda a la hora de ser requerida una biopsia o un drenaje percutáneo de la vía biliar.

Un estudio de ultrasonido hepático y de vías biliares, se realiza con el paciente acostado cómodamente y con el abdomen descubierto. Previo al estudio de ultrasonido hepático y de vías biliares, se suele requerir un periodo de ayuno de 4 a 8 horas, ya que mejora la visibilidad de las estructuras abdominales y permite que la vesícula biliar se encuentre llena al momento del estudio.


En Ultrasonido Guadalajara somos expertos en el diagnóstico a través de estudios de ultrasonido hepático y de las vías biliares, económicos y confiables.

Dr. Edgar Luna Villanueva. Médico especialista en radiología e imagen.